Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno, ha justificado su decisión de declarar el estado de alarma cuando ya había avanzado la pandemia en el país, asegurando que “se declaró cuando se tuvo la certeza de que era imprescindible”.

En el pleno del Congreso de los Diputados, el jefe del Ejecutivo se ha retrotraído al 11 de marzo, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que la crisis era ya una pandemia mundial. Tras este mensaje, todos los países deberían guardar un equilibrio entre proteger la salud, minimizar los costes sociales y económicos y respetar los derechos humanos.

“Y así ha sido como he querido proceder, desde el principio de ponderación entre el exquisito cumplimiento de las indicaciones científicas, la prevención de la alarma socioeconómica y la máxima garantía del cumplimiento de nuestro Estado social y económico de derecho”, ha alegado Pedro Sánchez.

Además, también afirma que el ser humano sucumbe a lo que se llama “sesgo de retrospectiva”, lo que significa que cuando alguien conoce el desenlace de una situación tiende a pensar que las cosas se podrían haber hecho de una manera diferente.

Replicando al resto de partidos, Sánchez ha incidido en la idea de que haber decretado el estado de alarma una semana antes a cuando se hizo “podría haber sido exagerado” . También ha pedido ser conscientes de que este decreto de alarma abre un precedente y ha advertido de que adoptar medidas extraordinarias que reducen libertad solo a de hacerse cuando es “absolutamente necesario” .

También ha reconocido que en cuanto a la toma de decisiones se refiere, su gobierno ha querido guardar un “equilibrio difícil” de alcanzar un estado compuesto y descentralizado como es España, donde numerosas competencias están a manos de las Comunidades Autónomas.