El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha advertido hoy en un artículo publicado en varios periódicos europeos que “Europa se la juega” con la crisis provocada por el coronavirus.

Además, Sánchez ha reclamado la respuesta de la Unión Europea con la mayor movilización de recursos de la historia, siguiendo el ejemplo de Estados Unidos.

El jefe del Ejecutivo recuerda que la crisis que está sufriendo Europa es la mayor desde la Segunda Guerra Mundial por la crisis sanitaria y representa la mayor amenaza para la salud pública desde la gripe de 1918.

Sánchez pide pruebas del compromiso real de la UE, ya que se trata de circunstancias excepcionales que exigen posturas contundentes, advirtiendo que “o estamos a la altura de las circunstancias o fracasaremos como Unión”.

Es más, avisa de que en un momento crítico como este, incluso “los países y los gobiernos más europeístas, como es el caso de España, necesitan pruebas de compromiso real ” por parte de la UE. Sin solidaridad no habrá cohesión Europea y “la credibilidad del proyecto europeo quedará gravemente dañada”.

Según Sánchez, Europa tiene que “poner en pie una economía de guerra y promover la resistencia, la reconstrucción y la recuperación europea” y adoptar cuanto antes medidas que respalden el endeudamiento público que están asumiendo “muchos países”.

“Si el virus no entiende de fronteras, los mecanismos de financiación tampoco pueden hacerlo”, recalca Sánchez. “España no renunciará a los eurobonos” para financiar las políticas necesarias, deja claro que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), qué es la opción que maneja por ahora el Eurogrupo, no bastará.

El MEDE, dice, “puede ser útil en una primera fase para inyectar liquidez a las economías europeas mediante una línea de crédito, siempre que ésta sea universal y no condicional, pero no va a ser suficiente en el medio plazo”.