La dirección de la Marina de Estados Unidos ha establecido eliminar del servicio activo a 24 militares al estar inculpados en ilícitos relacionados con el narcotráfico y el tráfico de personas, según declaraciones establecidas por la Mayor de la Primera División de Marines, Kendra Motz.

La investigación comenzó en 2019, después de que unidades militares de la Patrulla Fronteriza, que observan la frontera entre México y América, pararon un coche con claros indicios de delito, en el cual se hallaban tres mexicanos sin documentos. En el coche, también se encontró un conductor y un copiloto registrados como miembros de la Marina.

Según las fuentes consultadas, los inmigrantes irregulares tuvieron que pagar cerca de 8.000 dólares por persona, para poder ser introducidos en Los Ángeles. De esta forma, la investigación continuó hasta que se estableció que había más militares implicados, a raíz de esto en julio de 2019 unidades de la policía irrumpieron en una unidad militar y detuvieron a varios implicados.

Desde ese momento, una persona, a la que se le presume como autor y cabecilla de la trama, se encuentra arrestado en el complejo militar de Camp Pendelton, en San Diego, en el cual cumple una condena de 18 meses previos a su despido. Con respecto al procedimiento, continúan avanzado las investigaciones y los medios han destacado que tendrá que enfrentarse a un jurado militar.

Aparte, ocho detenidos con un mayor grado de responsabilidad han sido transportados a cortes marciales y ya se han declarado culpables, asumiendo los hechos. En el mismo supuesto, 15 miembros también investigados fueron inculpados de delitos menores, pero solo han sido apercibidos con condenas administrativas.

Según la representante de la Marina, se ha establecido que la situación ha sido examinada de forma precisa y respetando el estado de derecho. Pero previamente, un tribunal había establecido que a los condenados les habían sido vulnerado sus derechos, y por consiguiente fueron puestos en libertad al mismo tiempo que continuaba la investigación.

En este aspecto, los 24 inculpados fueron eliminados por medios forzosos, y ante esto, la militar Motz ha concluido que “continuaremos haciendo cumplir los estándares de honor, coraje y compromiso que sirven como los grandes sellos distintivos de nuestro cuerpo”.