El ejecutivo de PSOE-Unidas Podemos ha aprobado una norma según la cual autoridades sanitarias puedan, mediante una aplicación móvil, localizar a todos los españoles para cerciorarse de su paradero.

Esta medida, publicada el pasado 28 de marzo en el Boletín Oficial del Estado (BOE), se encuadra dentro de una serie de prerrogativas concedidas al ministerio de sanidad para paliar el contagio del Covid-19.

Esta controvertida decisión ha sido aprobada por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos, bajo la dirección de Nadia Calviño, con la intención de poder “verificar” que todo ciudadano “se encuentra en la comunidad autónoma en la que declara estar”.

Este pasado 1 de abril el ejecutivo ya comunicaba que se realizaría, con la ayuda de grandes operadores de telefonía, el estudio DataCOVID, con el cual a través del rastreo de millones de dispositivos se recogerá información del movimiento de la ciudadanía con tal de ayudar a la toma de decisiones sobre es esta crisis sanitaria.

Esta medida se materializa con la creación de una aplicación orientativa para la ciudadanía, aplicación que, por la imposibilidad de comprobar la veracidad de los datos no podría ser en caso alguno “un servicio de diagnóstico médico, de atención de urgencias o de prescripción de tratamientos farmacológicos”, ni “sustituirá en ningún caso la consulta con un profesional médico debidamente cualificado”.

Sin embargo, la parte de esta aplicación a señalar y que podría llegar a chocar con la Ley de Protección de Datos, sería la posibilidad de que sanidad enviará notificaciones vía WhatsApp a los usuarios que, por medio de la localización GPS, se detectase que se están moviendo de comunidad autónoma, evitando así traslados a segundas residencias.

Además la aplicación móvil consta de un asistente virtual desarrollado para responder a las preguntas, se encomienda a esta Secretaría de Estado el desarrollo de un asistente conversacional para resolver las dudas de la población. Finalmente se recogerá la información de su comunidad para adaptar los protocolos en base a las características de cada usuario, sobre eso, han aclarado que: “Todos los datos que recaba la aplicación son necesarios para poder asesorar a cada persona. En ningún caso se utilizan para realizar un control del cumplimiento de las medidas de contención.

Solo se permitirá el acceso a los datos a los profesionales sanitarios y a las autoridades competentes autorizadas”. Además de que el ejecutivo también ha especificado que estos datos solo se conservarán durante el tiempo que dure la crisis, y posteriormente serán añadidos anónimamente como fuente de estadísticas, durante máximo 2 años.