sanidad es negocio
Fuente: http://republica.com/

Hace ya más de diez años, antes de que se agudizasen los recortes y la privatización de la sanidad pública de España, la gran mayoría de doctores en medicina que terminaban el MIR de Pediatría preferían la atención primaria; hoy evitan esta elección. Los recortes presupuestarios que ejecutaron las comunidades autónomas en la sanidad provocaron que las jornadas de trabajo de estos profesionales se convirtiesen en jornadas eternas, con más horas de trabajo y más pacientes, con imposibilidad de ser sustituidos por la falta de personal en el ámbito.

En 1990, se comenzó a “privatizar” la sanidad con el modelo mixto propuesto por la Llei d’Ordenació Sanitària de Catalunya (LOSC), que integraba en una sola red de utilización pública todos los recursos sanitarios, fuesen o no de titularidad pública, y que recoge una tradición de entidades (mutuas, fundaciones, consorcios, centros de iglesia) históricamente dedicadas a la salud en Cataluña. A partir de aquí, se evidenció la venta a subasta pública de la sanidad española y, desde entonces, la cosa no ha hecho que empeorar.

Ante los recortes y la sucesiva falta de médicos, los gobiernos autonómicos han comenzado a concentrar a profesionales, como la pediatría, en núcleos urbanos determinados, obligando a miles de personas a tener que desplazarse a decenas de kilómetros de sus hogares para poder recibir atención médica.

Pero no pinta igual de mal para todos ya que las empresas de sanidad privada no dejan de recibir inyecciones de dinero por parte del Estado pese a que infringen en muchos caso la normativa sanitaria, convirtiéndose así la sanidad tanto privada como pública en un negocio basado en extraer la máxima ganancia, pero, ¿a costa de qué?.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.