Los partidos independentistas comienzan a tomar posiciones de cara a unas probables elecciones autonómicas adelantadas.

ERC ha llamado a asediar el centro de Barcelona este lunes, sin embargo, de forma paralela ha aparecido otra candidatura independentista dirigida por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) que seguiría los dictados de Puigdemont.

La CUP y JxCAT estarían tratando de unirse con el objetivo de desmantelar al partido de Oriol Junqueras y aprovecharse de la jugada en las elecciones.

Esta jugada, que ya se pudo observar en las pasadas elecciones municipales, ya se materializó con Jordi Graupera como cabeza de lista de Primàries, cuando quisieron robar los votos a la izquierda independentista y debilitar a los rivales de Puigdemont.

De hecho, Graupera logró más de 28.000 votos que procedían de votantes de la CUP, lo que provocó que el partido no pudiera tener representación municipal.

Es por ello que se pretende volver a repetir el mismo planteamiento, de modo que, aunque Puigdemont no gane más votos que Junqueras, no puedan obtener más votos con ERC que JxCAT.

Esta denominada “tercera vía independentista” autonómica tendría, como ha admitido un dirigente soberanista, un primer objetivo que sería ocupar el espacio de las izquierdas para, luego, apoyar una formación de derechas, ya que los votos dirigidos a Primàries, partido satélite de Puigdemont, se utilizarán de forma automática para alinearse con JxCAT.

Además, a pesar de que Primàries se presente como una fuerza política diferente, se trata del brazo político de la ANC. Cabe señalar que, la persona elegida como portavoz de la plataforma ha sido Anna Arqué, quién fue activista del independentismo y creadora de la International Comision of European Citizens (ICEC), quien se encarga de internacionalizar el conflicto catalán.