Más de veinte colectivos, entre los que se encuentran las plataformas contra los crímenes franquistas o asociaciones de derechos humanos, luchan por sentar en el banquillo a Rodolfo Martín Villa, para que responda por los crímenes contra la humanidad en los que estuvo implicado durante la Transición y acabar así con la impunidad franquista.

El exministro de UCD ya fue procesado por la jueza argentina María Servini por su relación con los sucesos de Vitoria del 3 de marzo de 1976, jornada en la que la policía atentó contra trabajadores en huelga provocando cinco muertes. También cuenta con otra querella por la muerte de Germán Rodríguez durante los Sucesos de los Sanfermines en 1978.

Ahora se busca inculparle por la muerte de José García Caparrós durante su participación en la manifestación por la autonomía de Andalucía en 1977.

Servini emitió en 2014 una orden internacional de busca y captura contra el exministro y mantiene abierta la única causa en el mundo contra el franquismo.

A pesar de los numerosos casos en los que ha sido implicado, Martín Villa nunca ha sido procesado en España, sino que, por el contrario, se han puesto trabas a su investigación. Además, fue condecorado por el rey Felipe VII en 2017, por el 40 aniversario de las elecciones del 77, en un intento por camuflar la violencia organizada que caracterizó la Transición española y que tenía por objetivo la consecución de objetivos políticos.