Según esta encuesta del CIS Catalán, el 48,8% de los catalanes no quieren independizarse, mientras que el 41,9% sí que quieren, el resto de la población de divide entre los que no saben, con un 6,1% y los que no contestan que representan el 3,2%.

Esta encuesta fue elaborada entre el 16 de septiembre y el 7 de octubre, antes de la publicación de la sentencia del 1-O, los altercados posteriores, las elecciones generales del 10N y el preacuerdo de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos.

Si comparamos al encuesta con la que se realizó en julio de este año, podemos ver que las diferencias han aumentado, mientras que los que estan en contra de la independencia eran en ese mes prácticamente los mismos (48,3%), los que apoyaban la independencia eran significativamente más (44%), con esto podemos concluir que por una parte un gran porcentaje de los que por esas fechas estaba a favor de la independencia ahora no saben cuál es su postura.

Por otro lado, a la pregunta de si Cataluña ha de ser un estado independiente, pero incluyendo más opciones además de sí y no, la gente ha respondido de forma muy distinta. La respuesta mayoritaria en este caso es que Cataluña sea un Estado independiente con el 33,6%, el 28% opta por seguir siendo una comunidad autónoma dentro del Estado, el 21,6% un Estado dentro de una España federal, y el 7,8% quiere que sea una región de España.