Brasil, en plena pandemia y con 14.800 muertos a causa del COVID-19, suma la segunda dimisión de un Ministro de Sanidad en lo que va de mes. Nelson Teich, tras un mes en el cargo, ha presentado su dimisión por las divergencias que tiene con el Presidente Bolsonaro sobre cómo gestionar la crisis sanitaria.

El país está situado como el sexto país del mundo en cuanto a muertes y contagios, ya que suma más de 14.800 y 210.000 respectivamente. En este contexto, esta dimisión abre un nuevo foco de tensión en el país, después de que Bolsonaro destituyese al anterior Ministro de Sanidad en el mes de abril, también por concepciones diferentes a la hora de actuar, y de que el Tribunal Supremo haya abierto una investigación contra él por injerencias políticas en la policía.

El Ministro, Nelson Teich, fue sorprendido en una rueda de prensa al enterarse que, según el presidente, las peluquerías, los gimnasios y los salones de belleza serían considerados servicios esenciales durante la crisis y que ya había sido aprobado por decreto. Al igual que el anterior Ministro, Teich apostaba por el aislamiento, mientras que Bolsonaro considera que será más perjudicial la crisis económica y que se debe actuar en esa dirección.

Cabe añadir que el juez anticorrupción y Ministro de Justicia, Sergio Moro, también ha abandonado su puesto, lo cual ha puesto en el punto de mira la supuesta imagen que tenía el presidente como figura que combatía la corrupción. Además, el Tribunal Supremo, tiene acceso a la transcripción oficial de una de sus reuniones con Moro, en la que el presidente advertía y dejaba patente su injerencia en la Policía Federal.