Los líderes europeos no han conseguido fijar los presupuestos para los próximos siete años por falta de unanimidad, ya que las diferencias entre bloques de países son “demasiado acusadas”.

Los países más ricos de la UE (Países Bajos, Suecia, Dinamarca…) apuestan por aumentar el recorte de los fondos agrícolas y regionales y están en contra de incrementar el presupuesto comunitario mientras que todo el eje mediterráneo y del este europeo formado por países como España, aunque también Italia, Polonia, República Checa o Hungría, han reclamado un acuerdo con más prestaciones para la Política Agraria Común (PAC) y que asegure una cohesión sólida entre todos los integrantes de la Unión.

El fracaso de la reunión de este pasado viernes obliga a convocar otra cumbre extraordinaria que diversas fuentes sitúan en la primera semana de marzo, aunque aún no hay fecha oficial fijada.

Líderes como el Presidente del Consejo Europeo o el ex primer ministro belga han declarado que la situación por la que está pasando la Unión Europea con acontecimientos como el Brexit sumado a las diferencias entre países dificulta el consenso, pero que se llevará a cabo un trabajo continuado hasta llegar a un acuerdo entre todos los países.

Por otra parte, muchos de los dirigentes presentes en la cumbre se reunirán de forma individual para poder agilizar el proceso de decisión en la próxima reunión. Por ahora, los países ricos y los del sureste europeo mantienen sus posiciones, aunque el mandatario francés ya se ha posicionado a favor de evitar los recortes en la PAC para fomentar una Europa “dotada con los medios suficientes”.