El hotel de la Reconquista, en Oviedo, gestionado desde hace cinco años por Hotusa, dejó de contratar camareros extra y empezó a tirar de estudiantes en prácticas de escuelas gallegas y asturianas. Este año, los estudiantes gallegos se han negado a trabajar gratis y los asturianos exigen condiciones mínimas.

El hotel de la Reconquista, situado en Oviedo, acogerá un año mas a los huéspedes que acudan a los Premios Princesa de Asturias, cuya ceremonia de entrega se celebrará el día 18 de octubre en el Teatro Campoamor. Desde hace 5 años, el Reconquista -un Eurostars gestionado por el grupo Hotusa, compañía española formada por empresas del sector turístico- emplea en este evento personal de sala y cocina en prácticas, proveniente de escuelas de hostelería de Asturias y, especialmente, de Galicia.

Durante la semana de los Premios Princesa de Asturias, los centros fletan autobuses llenos de estudiantes que montan los buffets de desayuno, almuerzo y cena, sirven y recogen. Los alumnos se presentan de manera voluntaria, llevan pagados los viajes, la estancia y las comidas, pero su trabajo se ve compensado a modo de practicas, por lo que no reciben sueldo alguno.

El fundador del grupo Hotusa, Amancio López-Seijas, se trata de un afamado empresario gallego, el cual se ha enriquecido a base de hacerse con la gestión de hoteles históricos, despedir al personal fijo más antiguo y sustituirlo por subcontratas.

Meliá, la anterior gestora, contrataba unos 40 camareros profesionales extra para cubrir la gala de Premios Princesa de Asturias. Ex trabajadores del hotel aseguran que los jóvenes en prácticas llegan y no tienen el conocimiento necesario, ni saben lo que se van a encontrar. Por lo tanto, la calidad del servicio se ve claramente reducida, pero el coste para la gestora resulta ínfimo.

​Este año, los alumnos de la red gallega de escuelas de hostelería han preferido no perder días de clase y los alumnos de la escuela de Gijón, su otra opción, exigen condiciones mínimas. Desde Hotusa afirman que este año contarán por primera vez con alumnos de FP procedentes no solo de Gijón, sino también de Salamanca y León.

A la posible falta de estudiantes se une la escasez de personal propio, que Hotusa ha ido reduciendo progresivamente. Una buena muestra de ello fue la protesta de los “Solidarios del Reconquista”, un grupo de estudiantes, jubilados y sindicalistas que en enero de 2018 irrumpió en el hotel para protestar por el despido de Raquel Agüeros, antigua presidenta del comité de empresa.