El pasado lunes se presentó la Memoria Anual correspondiente al 2018 debido al inicio del Año Judicial, donde se ha criticado la ineficacia del sistema debido a “la incapacidad de la estructura organizativa” y a su burocratización. Esto se ve reflejo en los altos casos de asuntos pendientes que aún no están resueltos, al tiempo que tardan en resolverlos y los juicios que se suspenden, que siguen creciendo cada vez más. 

Son casi 2.000 los casos pendientes que han aumentado en tan solo un año, pasando de 566.530 a 568.437. Un 32% es el porcentaje de juicios que se han suspendido en los Juzgados de lo Penal y un 28% en las Audiencias Provinciales. 

Por ello la Fiscalía afirma que la nueva normativa no consigue aligerar el trabajo que asumen los órganos judiciales y apuesta por “una trasformación del modelo procesal penal vigente en España”.

La Fiscalía también destaca en la Memoria los altos casos de delitos contra la vida y la integridad física que no se solucionan en un solo trámite (36%). Los delitos contra la libertad sexual fueron 1.345, siendo 404 por agresiones sexuales, 107 por violaciones y 338 por abusos sexuales. 

En el caso de los delitos sexuales, ha incrementado un 23,2% los procedimientos iniciados, hasta 18.986.