La entidad Madrid Network de Esperanza Aguirre mantenía en nómina a muchos jóvenes del PP, que recibían sueldos de hasta 9000 euros netos mensuales y entre los cuales se encontraba la próxima presidenta madrileña.

Entre 2008 y 2011 Díaz Ayuso trabajó como asesora en esta empresa de carácter público-privado, en la cual recibía 4.219 euros netos mensuales hasta que obtuvo un escaño en la Asamblea de Madrid. También se encargaba de otras tareas como gestionar el twitter de Esperanza Aguirre y de la comunicación online del PP de la capital en general.

Sin embargo, estos años de trabajo están escasamente detallados en sus distintos currículums públicos, que mencionan diversos trabajos en algunos departamentos sin mucho detalle. Sabiendo esto, y que Madrid Network es la más opaca de las muchas fundaciones creadas durante la legislatura de Esperanza Aguirre al frente del Gobierno de Madrid debido a su condición de organización de derecho privado, que la exime de presentar cuentas en el Registro Mercantil y de someterse a escrutinios, los medios no han podido evitar sospechar de la futura presidenta madrileña.

Sin embargo, la semana pasada afirmó que su relación con Cristina Cifuentes y con Esperanza Aguirre era “la misma que cualquier militante o afiliado del PP durante aquellas épocas en las que ellas fueron presidentas”, y ahora su portavoz ha negado las acusaciones de que fuera elegida “a dedo”, aunque no ha querido responder a las preguntas de qué cometidos llevó a cabo en esta empresa.

Finalmente, se sabe que Ayuso mantenía comunicación con el imputado en el caso Púnica, Alejandro de Pedro, en 2011, y que solamente en ese año Madrid Network llegó a pagar 5 millones en los servicios de 72 gabinetes, asociaciones y profesionales.