La situación económica de los jóvenes españoles con estudios medios se encuentra en los mismos niveles que en los años noventa, mientras que aquellos que tienen estudios superiores también se encuentran percibiendo salarios anuales inferiores.

En la actualidad, la situación de las generaciones más jóvenes se encuentra caracterizada por el elevado paro y las jornadas de menos horas, lo cual entra en conflicto con el encarecimiento de los alquileres y el aumento de los precios de todos los productos de consumo habitual.

Según ha declarado el Banco de España, en relación a los datos de los últimos treinta años, las generaciones iban aumentando relativamente su poder adquisitivo, así como sus niveles de estudios, afectándoles significativamente menos la crisis de los años 90.

Sin embargo, en la última década todos los grupos de población joven, aunque en mayor medida aquellos que tenían menos estudios, vio como sus salarios no dejaban de reducirse, llegando hasta a un 20% menos de ingresos que aquellos que tenían la misma edad hace 10 años.

En conclusión, los españoles, medido en el de compra, han vuelto a los niveles del año 2000 o incluso a cuotas de finales de los años noventa, todo ello sumado a los actuales precios de la vivienda y el mayor coste de las facturas y alimentos.

En definitiva, el actual sistema laboral, el cual permite unos despidos más fáciles para todos aquellos jóvenes con contratos temporales, es uno de los principales causantes de esta situación a la que se enfrenta la generación más joven.

Del mismo modo, la supuesta recuperación tras la crisis está siendo todavía más lenta, se observa como el paro que encuentran en los inicios de la carrera laboral les afecta durante toda su vida y como la situación empeora ante contratos cada vez más cortos y temporales. ​