Fuente: El Gerió digital

La portavoz del Govern y mano derecha de Puigdemont, Elsa Artadi, hizo especial hincapié sobre la posición del gobierno y la crucialidad del voto de los parlamentarios. Además, añadió que la estabilidad del Gobierno dependerá de la condición del partido socialista sobre la autodeterminación del pueblo catalán, anunciando los tira y afloja a bombo y platillo. En otras palabras; si no ven avances en la cuestión catalana, dejaran de apoyar al Gobierno del PSOE.

 Esta posición “agresiva” del Govern se basa en las nuevas reformas dentro del PDeCAT de frenar el gobierno de Sánchez si este no permite el avance del procés. Una jugada de Puigdemont que guarda la esperanza de hacer mella y presión sobre el independentismo.

 Mientras tanto, familias trabajadoras siguen confiando tanto en unos como en otros, estos personajes desvelan cada vez más el verdadero carácter de su confrontación.

 Esta muestra de intenciones pillan de sorpresa tras las declaraciones del magistrado Pablo Llarena el pasado jueves 19, tras retirar la euro-orden y clamar y acusar al jurado alemán de extralimitar su jurisdicción. Estas cuestiones nacionales están llegando a la esfera europea. Debemos recordar que, en cualquier caso, las confianzas depositadas de las familias trabajadoras se siguen viendo traicionadas en este juego político.

 Además, el PDeCAT ha recalcado después y ha avanzado según las declaraciones de Artadi este 25 de Julio que no obtendrá los mismos apoyos de votos parlamentarios que en la moción de censura del expresidente Mariano Rajoy; en palabras textuales “no hay nada gratis”, dejando claro al gobierno que si pretende que esa consolidación fiscal salga hacia adelante, debe de conceder cierta “pleitesía”.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.