Desde primera hora, el comité de empresa ha animado a los trabajadores a bloquear la producción ante la negativa de la dirección de suspender la actividad y ante la falta de condiciones sanitarias mínimas para evitar contagios.

La vitoriana planta de Mercedes-Benz se trata de la fábrica más grande de Euskadi, con unos 5.000 trabajadores, los cuales se han negado a trabajar en medio de la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19.

De esta manera, Mercedes se suma así a otras plantas que han parado o van a parar en los próximos días en Euskadi como Michelín, la ferroviaria CAF e Irizar. Desde el comienzo de la jornada laboral, los miembros del comité de empresa han denunciado la falta de medidas y de equipo para garantizar que los 5.000 trabajadores de la planta de Mercedes-Benz en Vitoria se contagiasen del COVID-19.

Entre otras cosas, en la planta se encontraban operarios trabajando a distancias por debajo del metro y medio recomendado y había zonas comunes que no se estaban desinfectando.

El parón oficial se ha hecho efectivo a las 14:00 horas, pero a lo largo de toda la mañana miembros del comité y trabajadores se han plantado ante la línea de salida de los vehículos acabados exigiendo que se priorizase la salud de los trabajadores y se detuviera la producción.

Sindicatos afirman que la dirección les ha indicado que las nuevas condiciones de trabajo y la duración prevista de estas medidas extraordinarias se irán informando a lo largo de la semana. Aun así, la intención es que la reducción de actividad se haga de una forma ordenada, como, por ejemplo, eliminando los turnos de tarde y manteniendo exclusivamente los puesto de trabajo indispensables.

Los 30 miembros del comité de empresa decidieron llamar a la Ertzaintza y a Osalan (el Instituto Vasco de la Salud) para denunciar la ausencia de instrucciones y medidas sanitarias obligatorias. Estos siguieron el ejemplo de la también vitoriana planta de Michelin, de casi 4.000 trabajadores, que cerró el domingo sus puertas ante la presión de los sindicatos por el incumplimiento de los protocolos sanitarios y que permanecerá cerrada mínimo durante 8 días más.