En España las grandes empresas evitan declarar un total de 13.500 millones de euros, ya sea a través de los paraísos fiscales o a través de unos tributos más bajos, no obstante, casi 11.000 millones se desvían a países europeos. Con esto, la recaudación de sociedades disminuye hasta un 13%, es decir, se ingresan 2.600 millones menos.

La fórmula principal para poder llevar a cabo esta evasión de sus responsabilidades tributarias es la utilización de los denominados “royalties”. La filial de la empresa, situada en el país en el que lleva a cabo su actividad, paga una gran cantidad de dinero por los mencionados derechos en aquellos territorios en los que existe una baja tributación y en los que se ubica la matriz.

La agencia de estadística Eurostat, junto con Gabriel Zucman (economista que investiga la tributación, los paraísos fiscales, etc) han mostrado, a través de los registros mercantiles, que las grandes empresas como Google, Facebook y Nike desvían un 36% a aquellos países que, por sus bajas tributaciones, son considerados paraísos fiscales, entre los que estarían Irlanda, Puerto Rico, Luxemburgo, Singapur, Suiza u Holanda.

A través también de Eurostat podemos comprobar como las multinacionales estadounidenses son las que más ganancias desvían, con un perjuicio, principalmente, a los países más poderosos de la Unión Europea. Para ello, se estudia cuál es el beneficio por cada dólar gastado en los salarios, antes de los impuestos, y se compara con las empresas del territorio.

Lo que se deriva de estas observaciones es que en las empresas locales los beneficios por el coste de los sueldos siempre son menores que los que tienen las grandes empresas, no obstante, pasa al revés cuando se trata de aquellos países que son paraísos fiscales.

Por ello, Zucman concluye que, esta agresiva competencia fiscal y la ingeniería fiscal, reducen las ganancias en los países afectados y aumentan la desigualdad. No obstante, también tiene la creencia que una armonización fiscal podría lograr una globalización sostenible y más justa.