Cinco condenados, seis en mitad del juicio o esperando sentencia y tres imputados o en prisión preventiva. Esos son los números de exministros que según parece han vulnerado la propia legalidad que decían defender. Parece, porque en este recuento no se incluye a aquellos señalados como Mariano Rajoy que, aunque sea un secreto a voces, parece que no se enfrentarán nunca a los tribunales.

Entre estos trece casos, la mayoría no juzga delitos cometidos durante su desempeño del cargo, sino que es aparentemente tras ejercer su labor ministerial cuando realizaron las actividades ilícitas.

Contrasta este número con el del año desde el que se contabiliza: 1979. Desde este año nombres como Manuel Chaves, Rodrigo Rato, Ángel Acebes o Ana Mato han vivido su ascenso y caída, en numerosas ocasiones con sus compañeros y excompañeros de partido cubriéndoles las espaldas hasta el último momento. Destaca el caso del actualmente presidiario Rodrigo Rato, Ministro de Economía con Aznar durante 8 años y al que llegaron a bautizar como “autor del milagro económico español”.

Llama la atención también el caso de José Barrionuevo, Ministro con el PSOE de Felipe González y condenado en firme por el Tribunal Supremo a diez años de prisión por su implicación en el grupo terrorista de Estado GAL. Según la sentencia, Barrionuevo junto a, entre otros, Rafael Vera, impulsó y financió a dicho grupo terrorista, responsabilizándole así de secuestros y asesinatos cometidos por el GAL. Tras ser condenado solo tuvo que pasar tres meses y medio en prisión para que el nuevo gobierno de Aznar le concediese un indulto.

En esta lista, por descontado, se han omitido todas las peripecias realizadas dentro de los márgenes de la ley de este país por estas personas, para favorecer a las mismas grandes empresas que, tras su carrera política, les recompensarían los servicios prestados.