13 rosas Sánchez
Fuente: El Periódico

Hoy se cumplen 79 años desde que las 13 Rosas, un grupo de mujeres militantes del Partido Comunista de España (PCE) y de las Juventudes Socialista Unificadas (JSU), fueron fusiladas por parte del ejército fascista en Madrid, poco después de terminar la Guerra Civil Española.

En 1939, tras la victoria del fascismo frente al bando republicano, el PCE tuvo problemas para reorganizar al partido en una situación de total clandestinidad a raíz del abandono de algunos dirigentes de éste, lo cual facilitó la represión del aparato franquista.

Entre los muchos presos del bando antifascista se encontraban las 13 Rosas, que fueron conducidas a instalaciones policiales, donde se les torturó para obtener información sobre otros miembros de la organización, y más tarde, fueron recluidas  en la cárcel de mujeres de Madrid. Tras el asesinato de Isaac Gabaldón, comandante de la Guardia Civil, a manos de tres militantes de la JSU en la noche del 29 de julio de 1939, la respuesta de los fascistas no se hizo esperar y las 13 mujeres, entre otros presos, fueron fusiladas.

Como cada año es habitual, los sectores de la “izquierda” de nuestro país, salen a defender su imagen, a “mantenerlas vivas en la memoria”. La memoria de las 13 rosas no es de un partido político, es de todos los trabajadores, jóvenes y adultos, que luchan por un futuro mejor, por una España de progreso, esa es la verdadera memoria histórica.

Aquellos que aprovechan un día para lavar su imagen, para ganar unos votos, son la evidencia del cinismo electoral, o ¿acaso las mantienen en la memoria cuando aplazan reformas de leyes de memoria histórica? – vacías e insignificantes igualmente – por “problemas” con la familia de Franco. Aquellos mismos que dicen sentirse cómodos con la monarquía en España, no pueden dar lecciones de memoria histórica a nadie.

Los intereses de esta calaña, están muy lejos de los intereses que defendían las 13 Rosas, ellas defendían el progreso, defendían los intereses de todos los trabajadores amenazados por el avance del fascismo. La evidencia del carácter oportunista de su “memoria histórica”, es el mismo Pedro Sánchez, confundiendo a las 13 rosas con las actrices de la película.

Defender su lucha, es atacar a quienes la utilizan para ganar unos votos, porque pisotear cada día los intereses de los trabajadores, engañarlos y conducirlos a la “confianza” en el juego parlamentario, mientras la realidad de los trabajadores se recrudece día a día, es pisotear la memoria de las 13 rosas, la memoria de todos los trabajadores.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.