El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado que los bombardeos de Irán a las bases iraquíes solo han causado daños mínimos y considera que Irán está “en retroceso”. Advierte también que los soldados norteamericanos “están preparados para cualquier cosa”.

En un discurso, Trump, en respuesta a los ataques iraníes, ha señalado que “mientras sea presidente de Estados Unidos, Irán nunca podrá tener un arma nuclear”, en este mismo discurso asegura que “todos nuestros militares están a salvo” y ha destacado el buen funcionamiento del sistema de alerta temprana.

Según la CNN, dentro de los miembros de la administración de Trump creen que Teherán buscaba atacar zonas en las que no se encontraban soldados estadounidenses, con la intención de mandar un mensaje a la Casa Blanca pero sin sufrir represalias desde Washington.