Este lunes varios aviones de combate turcos han bombardeado una base de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), el cuartel general de las fuerzas kurdas situado al noreste de Siria.

 El periódico turco “Sabah” ha informado de el inicio de los bombardeos a las FDS, aunque asegura que se trata de un ataque de artillería sobre la localidad fronteriza de Al Malikiya.

 Por su parte, el periódico sirio SANA ha confirmado el bombardeo a la base de las FDS y también un bombardeo turco sobre el paso fronterizo de Semalka, que separa Siria de Irak, teniendo las milicias kurdas presencia en ambos lados.

 Ese mismo lunes, EEUU ha anunciado la retirada de su contingente desplegado en Siria, dando luz verde a la ofensiva de Turquía contra el territorio Sirio.

El objetivo de la ofensiva turca sería la milicia kurda que conforma la columna vertebral de las FDS, las llamadas Unidades de Protección Popular (YPG), fuerzas armadas de la autoproclamada República de Siria del Norte. Las FDS controlan el noreste de Siria, y hasta ahora contaban con el apoyo militar de los EEUU al ser la principal fuerza de combate contra el Estado Islámico en Siria.