Turquía tiene actualmente retenido un avión que tenía que volar hacia España con respiradores y material sanitario, destinado para Castilla-La Mancha y Navarra. La aeronave estaba en Turquía para recoger los respiradores, cuya producción había sido encargada a empresas turcas por las autoridades españolas.

Pero el gobierno turco, hace un par de semanas, prohibió la exportación de todo material sanitario para poder abastecer la demanda interna, como han estado haciendo muchos países en todo el mundo por la crisis del Covid-19. Así que los respiradores, pagados por España, se quedan por el momento en Ankara, la capital turca.

“El gobierno turco ha estado poniendo restricciones a las exportaciones de productos sanitarios de amplio espectro, principalmente motivado por su preocupación de poder abastecer su propio sistema sanitario”, dijo este viernes Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores española, quien también asegura que todavía no saben cuándo llegarán los respiradores.

“La única licencia no autorizada hasta la fecha es la relativa a los respiradores comprados a una empresa turca, suspensión condicionada por el riesgo de desabastecimiento de respiradores en Turquía”. Las autoridades turcas han indicado su compromiso de extender tales licencias a la mayor brevedad, en cuanto la situación sanitaria se haya estabilizado.

“En el caso de que la transacción no tenga lugar, la empresa turca deberá devolver la cantidad pagada por imposibilidad de entregar la mercancía”, ha hecho saber el Ministerio de Exteriores en un comunicado este sábado.