El gobernador de Nueva York anuncia la ampliación de las medidas de confinamiento, prolongándolas hasta el 26 de abril.

Este lunes Estados Unidos ha superado las 10.000 muertes por coronavirus mientras las autoridades sanitarias advierten de que lo peor está aún por llegar. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había avanzado este pasado fin de semana que esta sería probablemente “la semana más dura, entre esta semana y la próxima, habrá mucha muerte”.

Con este dato, los Estados Unidos se sitúan como el tercer país con más fallecidos después de Italia y España, según la Universidad Johns Hopkins, que ha realizado un estudio en la cuestión.

El número de casos en EEUU se ha disparado hasta más de 337.750, tres veces más que el segundo país del mundo más afectado, España, todo esto teniendo en cuenta que la población española es casi 10 veces menor que la estadounidense en número.

Nueva York sigue siendo el epicentro de la pandemia dentro de las fronteras del país y Bill de Blasio, alcalde de la ciudad, ha asegurado “que están preparados con equipos médicos y personal sanitario”, pero que “la magnitud de la crisis es equiparable a la de la conocida como Gripe Española en 1918, o la Gran Depresión de la década de los treinta del siglo pasado”, según sabemos por el periódico español El País.