Más de 160 familias han sufrido la subida del alquiler de sus viviendas de protección oficial en Pamplona. A partir de este año, los propietarios de las viviendas pueden subir los precios de los alquileres al haber pasado los 20 años obligatorios de estar destinadas para alquiler social.

En este caso, un fondo buitre se ha hecho con la propiedad de varios bloques de la avenida de Marcelo Celayeta y en el barrio San Jorge de la capital navarra, y ha anunciado la subida inasumible de hasta 600 euros. En consecuencia, algunos inquilinos que pagaban 290 euros tendrán que pagar más de 800.

Varios residentes explican que se les acaba el contrato el mismo día y no pueden pagarlo, ni tienen a dónde ir. En otros casos, el fondo no ha querido renovar el contrato con los residentes. Además, a la subida se le suman las subvenciones que han dejado de recibir del Gobierno de Navarra al no ser ya viviendas de alquiler protegido.