Manuel Valls, que lideró la lista de Barcelona pel  Canvi-Cs a la alcaldía de Barcelona cobró 20.000 euros mensuales para la financiación de la campaña electoral del pasado veintiséis de mayo, de lo que se encargaron varios empresarios barceloneses.

Hasta el momento la manera como se financió la campaña de la plataforma de Valls había sido una incógnita, teniendo en cuenta que ni disponía de una estructura de partido propia más allá del apoyo de Ciudadanos. Aun así, según ha informado el diario Ara, el ex primer ministro francés, Manuel Valls, se dedicó a pedir “votos y dinero” en diversos eventos y cenas para dar a conocer al político. Como él argumentaba se trataba de financiar su vida en Barcelona y la campaña electoral de su plataforma BCN Canvi-Cs. En total, esa financiación fue de veinte mil euros mensuales de salario. Ese dinero empezó a recibirlo el pasado otoño, a través de una ronda de financiación con un grupo de empresarios como pueden ser Félix Revuelta (presidente de Naturhouse), Josep Ramon Bosch (hasta esta semana presidente de Sociedad Civil Catalana) o Javier Vega de Seoane (presidente de la aseguradora DKV).

El candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona y ganador de las elecciones, Ernest Maragall, ha cuestionado este viernes si el candidato de BCN Canvi-Cs respetó los límites  de gasto electoral en la campaña para las elecciones municipales del pasado mayo. Lo ha hecho tras la publicación de la información mencionada anteriormente, pero asegura que no va a denunciarlo. Aun así asegura que este hecho ha demostrado a quién  representa y quién hay detrás de Valls.