Menos donaciones, aumento incontrolado de los costes de personal, malas inversiones y contabilidades paralelas serían algunos de los motivos que han llevado al Vaticano a caer en serios problemas económicos. Cabe destacar que, actualmente, sólo 2 de cada 10 euros se dedican a labores de beneficencia

Las reformas del papa Francisco para poner orden en las cuentas de la Santa Sede no están dando los frutos que se esperaban. Así lo asegura el periodista Gianluigi Nuzzi en su último libro Giudizio Universale, en el que sorprende al afirmar que el Vaticano está perdiendo tanto dinero que, si no se hace nada, en el 2023 caerá en la insolvencia

“No lo digo yo, lo dicen ellos mismos: el déficit es estructural. El Vaticano pierde 120.000 euros al día. Sin medidas urgentes, hay riesgo de quiebra”, asegura Nuzzi. Dicho periodista fue una figura central del Vatileaks, llegando a ser juzgado y absuelto por publicar las cartas secretas filtradas por el mayordomo de Benedicto XVI

El Vaticano recibe un 50% de donaciones menos que hace una década. En 2006 las donaciones sumaron un total de 101 millones de euros, 74 millones en 2008, 83 millones en 2009 y descendió hasta los 70 millones en 2015. En 2018 el Óbolo de San Pedro ha recibido sólo 51 millones de euros. Lo cual complica su actividad benéfica, ya que el 58% de lo donado al Óbolo de San Pedro se destina a corregir los excesos de la curia romana y el 20% permanece guardado en depósitos. Por tanto, comprobamos que sólo el 20% restante se destina a la caridad.

Según algunos medios italianos, este peligro es cierto y real. Los expertos contables de la Santa Sede, quienes en el 2018 informaron al Papa Francisco de que por primera vez el Vaticano se encontraba en números rojos, avisaron también de la necesidad urgente de tomar medidas al respecto

Pero hay quien considera que esto es tan sólo una estrategia para desacreditar al Papa Francisco, tal como afirma el cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga: “Quieren desprestigiar el papado. Primero, retratando una Iglesia donde la mayor parte son pederastas; y ahora, queriendo mostrar una indiligencia económica”.