– Los magistrados avalan la sentencia de 2018, aunque aún puede ser recurrida en el propio tribunal y en el Supremo

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha declarado ilegal la venta de casi 3000 vivendas del IVIMA y confirma que la operación queda “bajo sanción de invalidez”. Operación que fue pilotada por el Gobierno de Ignacio González en el año 2013 y que proporcionó a la Comunidad  de Madrid alrededor de 201 millones de euros.

En mayo de 2018 salió ya una sentencia en la cual se declaraba la nulidad de dos resoluciones que permitían dicha operación. Ahora, un documento jurídico superior avala estas resoluciones afirmando que la Comunidad de Madrid prescindió de 2985 viviendas sociales sin que IVIMA pudiese acreditar que estos inmuebles no eran ya necesarios para cumplir su fin.

En una sentencia firmada por la Sección Octava se señala que la justificación de que las viviendas sociales no hacían falta es necesaria e “imprescindible” y que en su día no se cumplió.

Asimismo, la operación se llevó a cabo en paralelo a otra dirigida esta vez por el Ayuntamiento de Madrid a través de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo, operación que se encuentra también bajo el foco de la justicia. La Audiencia Provincial ordenó cerrar estas segunda investigación para que así los responsables de esta venta se pudieran sentar en el banquillo. Aunque la investigación pilotada por el IVIMA fuese archivada por la vía de lo penal, en esta segunda se mantiene esta vía, aunque siga avanzando por lo administrativo con el fin de anularse. 

Ambas actuaciones fueron orquestadas bajo la batuta del PP, al que se le suma otro caso más de ventas fraudulentas de viviendas sociales, como la operación que condenó a la exalcaldesa madrileña Ana Botella por vender 1860 viviendas en 2013 por el valor de 128.5 millones de euros.