El Partido Popular en su nueva estrategia sitúa como una prioridad luchar contra la ya desaparecida ETA, además de acusar al PSOE de pactar con ETA porque la socialista María Chivite ha sido elegida presidenta de Navarra gracias a la abstención de EH Bildu.

Varias víctimas de la banda terrorista ya desaparecida han asegurado sentirse utilizados por la derecha para sus intereses partidistas.

Las declaraciones más duras fueron pronunciadas el pasado jueves por la portavoz del PP en el Congreso Cayetana Álvarez de Toledo, que aseguró que la elección de Chivite con los votos de PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda Ezkerra y la abstención de Bildu fue “un homenaje público a ese mundo de ETA”, de lo que culpó a Pedro Sánchez.

Desde el PP se ha llegado a acusar a los socialistas de pactar con EH Bildu, a quien considera la heredera de ETA.

Las víctimas de la banda han condenado esa actitud de los populares. Roberto Manrique, que resultó malherido en el atentado de Hipercor, declaraba estar cansado de los discursos del PP cuando los estatutos de Bildu son contrarios a la violencia de la banda terrorista y denuncia la utilización partidista del dolor ajeno.

Otras víctimas como María Jauregui, hija del exgobernador civil de Gipuzkoa asesinado, asegura que para el PP todo es ETA, y recalca que a veces da la sensación de que la echan de menos.