En estas concentraciones, que han sido convocadas ante los ayuntamientos de todo el país, se leyó un manifiesto que “una a todos los españoles, a toda la sociedad civil y a todos los partidos políticos leales a España”.

Estas concentraciones se convocaron en contra de la “coalición de enemigos de España” que supone el nuevo Gobierno central del PSOE y Unidas Podemos y los acuerdos con formaciones independentistas y EH Bildu.

Vox dedicó días, a través de las redes sociales, a animar a la gente a concentrarse frente a los ayuntamientos de toda España en defensa de un “Gobierno que respete la Constitución y la soberanía” y en protesta por lo que consideran una “traición” del socialista Pedro Sánchez tras su acuerdo con ERC para ser investido presidente del Ejecutivo.

Vox deja claro “su respeto por la ley y el orden constitucional”, de modo que no cuestionan “la legalidad de este Gobierno, pero sí su legitimidad moral”, puesto que el PSOE, para la investidura de Pedro Sánchez y que se pudiera constituir ya el Ejecutivo, no ha tenido “ningún empacho” en pedir el apoyo a un partido que está “sustentado en criminales convictos y confesos”, en referencia a EH Bildu, y “en partidos con los que de manera abierta y evidente se pone en riesgo la unidad territorial de España y el orden constitucional”, en referencia a las formaciones independentistas.