Vox abre en el Congreso el debate de la lengua oficial y defiende la “obligación” de conocer el castellano de todos los españoles, con una propuesta para evaluarlo “con la realización de pruebas de nivel que lo acrediten”.

El partido de Santiago Abascal ha presentado en este último pleno del Congreso una propuesta no de ley que consistiría en examinar a todos los españoles en su conocimiento de la lengua castellana, recalcando estas pruebas de nivel “especialmente en los territorios que cuenten con otra lengua cooficial”.

Dicha proposición, firmada por Macarena Olona, la Secretaria General del grupo parlamentario de Vox, y por Eduardo Luis Ruiz, diputado alicantino, pretende conseguir un apoyo mayoritario en el Congreso. La propuesta, afirman, pretende ser el garante de la “obligación de todos los españoles” de conocer el castellano, así como de poder “vivir plenamente y estudiar exclusivamente en castellano en todo el territorio nacional”.

Esta propuesta, que se ejecutaría “mediante pruebas de nivel u otros métodos de enseñanza y de evaluación oficiales” y con una serie de sanciones estipuladas por el Gobierno, ha ido acompañada de la reivindicación de Vox de garantizar que se pueda interactuar en la lengua estatal con todas las administraciones y que esta sea la lengua vehicular principal aunque se complemente con las lenguas cooficiales. Además, incluye que bajo ningún concepto las lenguas cooficiales puedan ser requisito para trabajar como funcionario.

Hilando más fino, también ha concretado que los diferentes textos y comunicaciones de administraciones o de cualquier asociación subvencionada deberán estar escritos en castellano con al menos la misma letra y peso que la lengua cooficiales.