La asociación conservadora HazteOír ha lanzado otro polémico autobús. Esta vez se trata de Adolf Hitler con la cara maquillada y el símbolo feminista en la gorra.

La imagen del dictador fascista está acompañada por la frase: “No es violencia de género, es violencia doméstica. #StopFeminazis”.

La asociación identifica así el fascismo con el rancio feminismo radical o liberal, intentando ocultar la situación de la mujer en la sociedad actual y desvirtuar la lucha por su emancipación.

El Ayuntamiento de Madrid no ha tomado ninguna medida al respecto, alegando que entra dentro de “la libertad de expresión”. El Gobierno de Carmena se lava las manos en el asunto, permitiendo la libre circulación del autobús. El mismo partido que celebra los cupos de “feminismo” en su estructura y celebra cada año una supuesta cabalgata feminista.

El objetivo de HazteOír es recoger firmas para derogar la Ley de Violencia de Género, argumentando que discrimina a los hombres.

Luis Losada, portavoz de la campaña, sostiene que “hay un problema de violencia, pero no hay una violencia con axiomas ideológicos como plantea la ley, que dice que existe una violencia hacia las mujeres por el hecho de ser mujer y eso es falso. Existe violencia hacia la mujer, hacia los hombres, hacia los niños, hacia los ancianos…”.

El autobús ha recorrido las principales ciudades de España y su trayecto finalizó ayer, 8 de marzo. En el día de ayer, se acercó a las sedes de PP, Ciudadanos y VOX para entregar las firmas, a fin de que estos partidos deroguen la Ley actual.

La violencia hacia la mujer es innegable, y día tras día podemos ver noticias acerca de acoso, violación, maltrato y asesinato.

La Ley actual es inútil cuando lo ya mencionado es infrenable y la tendencia actual es al aumento de estos fenómenos. Esta es una lacra de nuestro sistema, con origen en el ámbito económico y cultural. Y no va a solucionarse con un simple cambio de nombre, como “Unidas Podemos”.