La ministra de trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha contabilizado entre 400 y 500 los ERTEs que están “en cola” a nivel de todo el Estado en la Dirección General de Trabajo, pero esta cifra dista de ser la cifra real ya que a esto hay que sumarle el número de ERTEs presentados en las distintas comunidades autónomas.

La ministra ha reconocido que es una cifra abrumadora y ha pedido responsabilidad a las empresas. Ha subrayado también que todos los ERTEs de grandes empresas se examinarán “con cuidado”, incluido el presentado por Burger King, compañía a la que ha recordado que tiene una línea de reparto a domicilio que, según el decreto de alarma, no tiene por qué cerrar.

“Garanticemos que las actividades que se puedan mantener, se mantengan. Yo le pido a las grandes empresas españolas que hagan un esfuerzo. Lo peor es para los pequeños empresarios y los autónomos, que están sacrificándolo todo. Les pido a las grandes empresas que sean responsables en el uso de estos ERTEs (…) porque es dinero público y debe ser usado para los que más lo necesitan “, ha señalado también que aunque se darán “abusos y fraudes”, la medida está diseñada para que no sucedan.